TITULO IV -JORNADA Y HORARIO DE TRABAJO

ARTÍCULO 21.- Los Colaboradores desarrollarán sus labores de acuerdo a los horarios que LA EMPRESA disponga, respetando la­ jornada máxima de trabajo de ocho (08) horas diarias o cuarenta y ocho (48) horas semanales efectivas.

La Empresa podrá extender o reducir la jornada y horarios de trabajo, establecer y modificar jornadas alternativas, acumulativas, flexibles, compensatorias o atípicas, en función de las necesidades de la misma y tipo de trabajo, siempre que en promedio se respete la jornada ordinaria o máxima establecida por la Ley.

El tiempo que se disponga para el refrigerio, no se computa dentro de la jornada de trabajo, no existiendo tolerancia para el retorno del refrigerio.

ARTÍCULO 22.- La jornada de trabajo se inicia, cuando el Colaborador se encuentra en su puesto de trabajo listo para empezar a prestar sus servicios. En ese sentido, no forma parte de la jornada de trabajo, el tiempo que el Colaborador utilice para prepararse para iniciar su prestación, para asearse, para cambiarse de ropa, ingerir sus alimentos u horarios de refrigerio.

ARTÍCULO 23.- El trabajo en sobretiempo, es aquel en que el Colaborador ha realizado trabajo efectivo, comprobado y autorizado por el Administrador, por encima de su jornada habitual de trabajo. La realización del trabajo en sobretiempo, debe encontrarse expresamente autorizada por el Administrador, según el procedimiento que establezca La Empresa.

No se considera sobretiempo, el tiempo que el personal permanezca en el centro de trabajo, antes o después de su jornada de trabajo para prepararse, asearse o cambiarse de ropa. Es obligación del Colaborador retirarse, en forma inmediata, de su centro de trabajo una vez que haya concluido su jornada de trabajo, por lo que, está prohibido esperar a sus compañeros en el centro de trabajo.

TITULO III - MOVIMIENTO DE PERSONAL